En pobreza extrema 1 de cada 4 mexicanos tras contingencia por Covid-19 revela estudio del PUEDUNAM

Según los datos del estudio presentado por el PUEDUNAM, en el periodo de la contingencia creció en 10 millones el número de personas que pasaron de vivir en pobreza a vivir en pobreza extrema, siendo un total de 32 millones de mexicanos los que se encuentran actualmente en esta situación.

Así como no queriendo la cosa, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) publicó este sábado por la tarde un comunicado que contiene un dato demoledor y que vale la pena recuperar para entender las razones por las cuales la reactivación económica no puede esperar más en México: 16 millones de personas cayeron en pobreza extrema por ingreso en el último año ¿eso es mucho o poco? Corresponde al 12.5 por ciento del total de la población.

El comunicado anuncia los resultados de un estudio realizado por el Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUEDUNAM) que se enfoca en hacer mención respecto a 75 mil millones de pesos, cantidad que se necesita para asegurar el acceso a la canasta básica de 32 millones de mexicanos que han caído en pobreza extrema; una cifra que incremento 10 millones en relación a cómo se encontraba el país previo a la contingencia sanitaria ocasionada por el Covid-19.

Anuncios

No obstante son dos los datos más relevantes que se deben tomar en cuenta del estudio del PUEDUNAM para comprender la situación en la que nos encontramos y entender por qué ya era insostenible la situación económica que se vive en el país, razón por la cual el gobierno se ha visto forzado a permitir que las actividades comerciales y productivas volvieran a funcionar.

Lee también: En el México de la simulación ¿por qué la gente sigue creyéndole al Presidente?

En primer lugar se trata del incremento de 10 millones en las estimaciones sobre mexicanos que han caído de pobreza por ingresos a pobreza extrema por ingresos en los cuatro meses que ha durado la contingencia en nuestro país; si consideramos que la estimación de habitantes que vivimos en México es de 128 millones de personas, el incremento sería de 7.81 por ciento.

Línea de pobreza extrema por ingresos: Valor monetario de una canasta alimentaria básica.

Línea de pobreza por ingresos: Valor monetario de una canasta de alimentos, bienes y servicios básicos.

Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)

Si previo a la contingencia se estimaba que había 22 millones de mexicanos, tomados los 10 millones derivados de la contingencia por el Covid-19, actualmente México tendría 32 millones de personas viviendo en condiciones de pobreza extrema por ingresos, lo que comparado con los 128 millones de habitantes que habría en el país, representan 25 por ciento de la población, es decir, una de cada cuatro personas se encuentra en estos momentos en situación de pobreza extrema.

El peor escenario

En su último párrafo, el comunicado de la UNAM sobre los resultados del estudio realizado por el PUEDUNAM advierte que aún existiría un escenario más grave: “También se precisa que considerando la peor situación, el volumen de pobres extremos por ingreso habría alcanzado en mayo de 2020 la cantidad de 38 millones de personas, esto es 16 millones más que en febrero del mismo año”. Para entender la magnitud de la cifra; es equivalente al total de la población de la Ciudad de México y el Estado de Veracruz o toda la población del Estado de México.

Anuncios

Según las estimaciones, en el peor de los escenarios el número de personas que viven en este momento en pobreza extrema por ingresos en México asciende a 38 millones, lo que significaría 29.69% de la población actual; prácticamente uno de cada tres mexicanos viviendo en esta condición, el equivalente a toda la población de las tres entidades más pobladas del país: Estado de México, Ciudad de México y Veracruz.

Lee también: SEP con plan de regreso pero sin estrategia

Ante tal panorama es entendible la urgencia del gobierno federal para reiniciar las actividades económicas en nuestro país: en el mejor de los escenarios uno de cada cuatro, y en el peor uno de cada tres mexicanos no tiene el recurso suficiente para adquirir los alimentos correspondientes a la canasta básica, ya no digamos el pago de servicios básicos como agua, luz, vivienda y transporte.

El tema se agrava si tomamos en cuenta que previo al impacto de la pandemia en México, el INEGI reportó un desempleo equivalente a casi dos millones de personas (una cuarta parte de los habitantes de la Ciudad de México) aunque las estimaciones en este rubro durante la pandemia indicarían un crecimiento que alcanzaría entre 5.2 y 8.1 millones de personas que se quedaron sin empleo en esta contingencia, según un estudio realizado por el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad de la Universidad Iberoamericana (EQUIDE).

Con un panorama como este la única opción del gobierno era reactivar las actividades económicas para que, de esta manera tratar de bajar la tasa de desempleo y mejorar los ingresos de las personas aunque el costo a corto plazo sea un sensible aumento en el número de contagios (y por consiguiente de posibles muertes) por Covid-19 en México, ante la incapacidad de brindar a atención a las personas que lo requieren.

Anuncios

Es precisamente por estas razones que las empresas deben evaluar la posibilidad de mantener a la mayor cantidad de personas en mecanismos de trabajo a distancia además de que se debe considerar muy seriamente la posibilidad de que las escuelas no regresen a la actividad presencial en agosto-septiembre como se tiene previsto hasta ahora ante el panorama que se vislumbra.

El verdadero impacto de la crisis económica ocasionada por el pésimo manejo de la crisis sanitaria será visible en los datos que el INEGI presente respecto a los indicadores económicos del segundo trimestre del año, pero lo presentado por las instituciones educativas independientes del gobierno federal no es en absoluto alentador para el panorama nacional.

Para entender mejor

Las líneas de pobreza por ingresos y de pobreza extrema por ingresos, son indicadores que se utilizan para medir si los ingresos que percibe una persona son suficientes para cubrir sus necesidades mínimas, en el caso de pobreza extrema se refiere al estimado del costo de la canasta básica mientras que para el índice de pobreza se incluye, además, canasta básica no alimentaria (servicios de luz, agua, vivienda y transporte, principalmente).

En México, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) ha estimado que para mayo de 2020, el índice de pobreza extrema se ubica en los 1 mil 649.65 pesos por persona, mientras que el de pobreza es de 3 mil 204.16 pesos en el ámbito urbano así como de 1 mil 179.75 pesos para pobreza extrema y 2 mil 089 .93 pesos para pobreza en el ámbito rural.

Lo anterior significa que, en el ámbito urbano, si la suma de todos los ingresos mensuales de una familia de cinco personas es menor de 8 mil 248.25 pesos, esta se encuentra en situación de pobreza extrema; en tanto que si los ingresos familiares se encuentran por encima de esta cifra pero por debajo de los 16 mil 020.8 pesos se encuentra en situación de pobreza; mientras que en el ámbito rural, si el ingreso mensual de una familia de cinco integrantes es menor de 5 mil 898.75 pesos esta se encuentra en pobreza extrema y si se encuentra por encima de esta cifra pero por debajo de los 10 mil 448.35 pesos, entonces se encuentra en pobreza.

Lee también: La (innecesaria) rifa del avión presidencial… según las matemáticas

No obstante esta situación, el estudio titulado “Inequality in perspective: Rethinking inequality measurement, minimum wages and elites in Mexico” (Desigualdad en perspectiva: repensar la medición de la desigualdad, los salarios mínimos y las élites en México) realizado por Alice Krozer para obtener su doctorado por parte del Centro de Estudios del Desarrollo de la Universidad de Cambridge, señala que esto está alejado de la realidad.

Portada del estudio realizado por Alice Krozer

El estudio indica que para considerarse parte de la clase media, el ingreso mensual familiar debe ser superior a los 64 mil pesos, en tanto que cualquier ingreso familiar por debajo de esta cifra corresponde a una situación de pobreza en virtud de que esta es la cantidad estimada que se requiere para atender las necesidades básicas de alimentación, vivienda, transporte, acceso a la salud entre otras; y que el problema porque esto no ser resuelve es precisamente porque los indicadores del Coneval ubican muy por debajo de la realidad el monto de lo que una familia debe obtener como ingresos mensuales para atender estas necesidades.

Puntuación: 1 de 5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: