SEP con plan de regreso pero sin estrategia

Igual que hace 15 días, una mala comunicación genera que la gente vuelva a salir a la calle en uno de los peores momentos de contagio, en ese contexto la Secretaría de Educación abona a la confusión y anuncia un plan sin pies ni cabeza para el regreso a clases del siguiente ciclo escolar cuando ni siquiera ha quedado claro cómo se va a evaluar el actual.

El pasado viernes, durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, se anunció el plan de regreso a clases que contempla la posibilidad de que en septiembre se retome el modelo presencial con más dudas que respuestas después de lo dicho por el secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán; un plan sin pies ni cabeza pero que apenas cumple con haberlo entregado (como tarea que se dejó hasta el final).

La presentación dejó ver un esquema en el que prácticamente se da por terminado el ciclo escolar 2020, sin definiciones claras sobre el método de evaluación, con un periodo vacacional que eufemísticamente será denominado “verano divertido” y dando cuatro semanas a los maestros para recuperarse de todo lo que ha implicado llevar a su grupos de manera virtual.

Si todo sale como Moctezuma Barragán planea (lo cual, según hemos visto, es poco probable) el ciclo escolar 2020-2021 iniciaría el 31 de agosto en modo presencial, aunque todavía no queda muy claro cómo va a hacer la SEP para adecuar las instalaciones de las casi 200 mil escuelas públicas de educación básica y la revisión de las cerca de 35 mil privadas que hay en el país en las que deberán estudiar los más de 25 millones de alumnos.

Es muy poco probable que la SEP pueda cumplir con las condiciones mínimas necesarias derivado de la contingencia sanitaria resultado del Covid-19. La propia Secretaría generó varios criterios a cumplir para poder llevar a cabo el regreso a las clases en solo un par de meses, presentados el viernes y repetidos el sábado sin más detalles:

Anuncios
  1. Activar, en cada institución, comités participativos de salud escolar, en los que establecerán y determinarán temas como: identificación del centro de salud más cercano, la sanitización, filtros de corresponsabilidad en casa, salón de clases y escuela; medidas de higiene, entre otras.
  2. Garantizar acceso de agua y jabón en todas las escuelas del país con el apoyo de las entidades federativas (lo que significa que será responsabilidad de estas por completo).
  3. Tener especial cuidado de maestros en grupo de riesgo (¿cuántos de ellos tendrán hipertensión, diabetes, asma o serán de edad avanzada?).
  4. Uso de cubrebocas o pañuelos (aunque el subsecretario de Epidemiología, Hugo López-Gatell, ya había dicho que los pañuelos no funcionan) que deberán colocarse tanto los alumnos como el personal de la institución de manera obligatoria.
  5. (Quizás la más interesantes de todas) Mantener la sana distancia, la cual será escalonada en los recreos y se establecerá una asistencia alternada de acuerdo al apellido durante el curso que considerará el próximo ciclo escolar.
  6. Se deberá considerar el uso de espacios abierto (aunque todavía no se sabe para qué).
  7. Se suspenderá cualquier tipo de ceremonias o reuniones.
  8. Un esquema de “detección temprana” (que significa que con un solo alumno que se registre como contagiado, toda la escuela deberá cerrar de nuevo y volver al modelo virtual).
  9. Apoyo socioemocional para estudiantes y docentes (sin más detalles solo que suponer que se contratará a psicólogos especialistas aunque ¿cuántos para cada escuela? o como suelen ser estas cosas ¿cuántas escuelas para cada especialista?).
Anuncios

A estos habría que grabar una consideración bastante importante que la dependencia omitió mencionar y dejar perfectamente claro: No se abre ninguna escuela si el semáforo de la localidad no se encuentra en color verde; no importa en qué semana o mes nos encontremos; lo que significa que si para el 31 de agosto aún hay comunidades o municipios con semáforo en amarillo o naranja (ya no digamos rojo) simplemente las clases no pueden empezar.

Por lo demás, es de notar que todo apunta a un regreso momentáneo, prácticamente esporádico) al modelo de educación presencial que derivará a un sistema mixto entre lo presencial y la educación a distancia con la consecuente problemática que implica la “asistencia alternada por apellido”.

De nueva cuenta, algo que se ha vuelto característico de esta administración, cada dependencia está resolviendo los problemas de su “nichito” y eso deja huecos importantes en la solución integral del problema, por ejemplo: ¿quién solventará la compra sostenida en el tiempo de los insumos necesarios para el regreso (jabón, gel antibacterial, desinfectante de superficies, etcétera) y mantener las escuelas funcionando?

Lee también: Ahora se entiende aquello de “el Covid-19 nos cayó como anillo al dedo”

¿Acaso habrá un plan para coordinar a las empresas u oficinas de gobierno para que los padres de familia solo acudan a trabajar los mismos días en que la “asistencia alternada” les corresponda a sus hijos, o de lo contrario ¿cómo se solucionará el tema de los niños que no tienen quién los cuide en casa?

El cuidado de los maestros que formen parte de los grupos de riesgo ¿qué significa? ¿Podrán trabajar desde casa en actividades administrativas? ¿Serán forzados al retiro? ¿Se aplicará algún programa de atención especializada (y en su caso, se les dará permiso de abandonar sus actividades para acudir a sus citas)? ¿Habrá capacidad de los sistemas de salud para atender a los maestros además de a la población no docente al mismo tiempo?

De nueva cuenta, como con el anuncio hecho dos semanas atrás, el plan no es más que un manojo de ideas que no responden la problemática social y que solo generan desinformación; sin estrategia para conseguirlo ni opciones reales en las propuestas. Por lo pronto: a terminar el ciclo escolar este viernes, revisar a ver cómo se evalúa a los 25 millones de niños y luego… luego vemos lo de regresar a clases, si es que eso es seguro y realmente posible.

Por segunda ocasión el gobierno sale a decir que ya se terminó la contingencia pero que la mantengamos, todo porque el Presidente quiere reactivar sus giras. Los caprichos del mandatario pueden costar vidas humanas y, en eso, todos los funcionarios que lo han permitido y solapado serán cómplices sin duda alguna; el error de hace 15 días costó el incremento de contagios y muertes; a ver ahora ¿cuántos más?

Puntuación: 1 de 5.

1 Comments on “SEP con plan de regreso pero sin estrategia”

  1. Pingback: En pobreza extrema 1 de cada 4 mexicanos tras contingencia por Covid-19 revela estudio del PUEDUNAM | J. Israel Martínez Macedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: