Normal de Tenería en el anacronismo del discurso y la ilegalidad tolerada

Los estudiantes de la Normal de Tenería tienen secuestrados a 91 personas (ya liberaron a una por motivos de salud) con la absoluta tolerancia de las autoridades; en un modus operandi que se está volviendo cada vez más común y que revelan la necesidad de actuar y de actualizar a la institución

Imagine que alguno de sus familiares es privado ilegalmente de su libertad durante cinco días por un grupo de personas. Aunque los secuestradores no se ponen en contacto directamente con usted, sabe que su familiar está secuestrado y que no puede hacer nada para que lo liberen porque no le están exigiendo nada para soltarlo; no le queda más que confiar en que el gobierno haga algo para liberarlos pero el gobierno no actúa. Así es como se encuentran 91 familias del Estado de México tras el secuestro de chóferes y autobuses por parte de los estudiantes de la Normal Rural Lázaro Cárdenas del Río, conocida popularmente como Tenería.

No es la primera vez que esto sucede, en realidad es una situación muy común que este grupo robe autobuses para trasladarse a las marchas del 2 de octubre cada año; tampoco es exclusivo del Estado de México, si recordamos el origen de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, los hechos se originaron, también, por el robo de autobuses de la terminal de Chilpancingo para trasladarse a las manifestaciones en memoria de la masacre de Tlatelolco.

La cuestión es cómo un hecho tan simple como el robo de unos autobuses y el secuestro durante cinco días de 92 personas de manera impune puede poner tan en evidencia la falta de gobernabilidad del Estado mexicano y la notoria impunidad de un caso que debería resolverse por la vía judicial porque se trata de un delito que está, todavía hasta la mañana de hoy miércoles 9 de octubre, en proceso y absoluta flagrancia.

Cuando se piensa en la situación no hay forma de encontrar justificación a la falta de acción del gobierno: primero se lleva a cabo el robo de unidades en la terminal de autobuses de Ixtapan de la Sal y se secuestra a los choferes; después, en esas unidades robadas, los delincuentes viajan desde la Normal de Tenería hasta la Ciudad de México pasando por varias jurisdicciones de seguridad pública municipales, estatal, de la CDMX y carreteras federales y no hay autoridad alguna que los detenga; ahí no hubo retenes de supervisión ni autoridad que impidiera el libre tránsito de las unidades robadas.

Anuncios

Fueron y regresaron en completa impunidad, se encerraron a piedra y lodo en las instalaciones de la Normal y aunque el gobierno federal negoció con ellos, se comprometió a otorgarles 84 plazas automáticas de maestro, por lo que estos muchachos tienen garantía del gobierno federal de encargarse de la educación de futuras generación para la tranquilidad de los padres de familia.

Para enrarecer el ambiente, el pasado 6 de octubre encontraron el cuerpo de una persona que fue asesinada en su departamento, el hombre resultó ser maestro de la Normal de Tenería; al respecto la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) ha iniciado las investigaciones correspondientes pero aún no ha informado sobre indicios respecto a este hecho, ni si el homicidio pudiera tener relación con su actividad como docente.

De igual forma, en la semana, César Ageo Álvarez Castillo, estudiante de la institución fue trasladado a las instalaciones del Hospital General de Tenancingo por haber recibido una herida de arma de fuego, según las versiones de los estudiantes, provocada por un disparo hecho por la policía estatal; en el hospital fue detenido por elementos de la policía ministerial y presentado ante un juez acusado de haber participado en la agresión a José Miguel Guadarrama Martínez otro estudiante de la institución a quien golpearon en el cuerpo como parte de la “novatada” ocurrida hace un año, en agosto de 2018; la agresión derivó en que la víctima tuviera que ser intervenida quirúrgicamente y se le tuvieran que extraer el bazo y el apéndice para salvarle la vida.

Anuncios

El robo de unidades del transporte público por parte de normalistas de Tenería vive su segundo capítulo solo en este año, en enero, los mismos estudiantes secuestraron varias unidades que, según los rastreadores GPS estuvieron en la institución del municipio de Tenancingo lo que llevó a los transportistas a suspender las corridas a esta región hasta que no existieran garantías de seguridad por parte de las autoridades y ya ni mencionar el vandalismo en las instalaciones de SEIEM en abril pasado.

Tenería es un caso complejo de atender, es evidente la necesidad de que haya escuelas que sirvan para la formación docente pero lo es también que no en estas condiciones ni con estas características; escuchar hablar a los estudiantes de la Normal Rural Lázaro Cárdenas del Río en las entrevistas que estaban dando en los medios deja ver un alto nivel de adoctrinamiento con un discurso anacrónico que nos hace pensar sobre lo que se enseña en la institución y que se ha heredado de generación en generación.

Lo cierto es que ningún gobierno, de ningún nivel, se atreve a tomar el toro por los cuernos y poner orden en una institución que se ha quedado estancada en el tiempo y que ha perdido su razón de ser, principalmente en la formación de maestros que sean ejemplo para la docencia; que heredan viejas prácticas y antiguos discursos que ya no corresponden con la realidad existente del país; y que únicamente cumplen con recibir durante unos cuantos años a jóvenes que no tuvieron oportunidad de realizar sus estudios en una institución menos peligrosa y adoctrinadora.

Anuncios

Lo que llama la atención es cómo, en este año en particular, los jóvenes de la Normal de Tenería se han vuelto más violentos y sus ataques más recurrentes: enero (robo de autobuses y secuestro de choferes), abril (vandalismo en las instalaciones de SEIEM) y octubre (secuestro de choferes y autobuses) sin que en ningún caso exista alguna autoridad que intente poner orden y peor aún, en el caso del gobierno federal, hasta se doblegan y ceden a las demandas sin que, 24 horas después, los estudiantes hayan cumplido con los acuerdos ni se vea para cuando quieran hacerlo. El Estado mexicano a merced del vandalismo.

1 Comments on “Normal de Tenería en el anacronismo del discurso y la ilegalidad tolerada”

  1. Pingback: Sí, es culpa de los medios | J. Israel Martínez Macedo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: