El caso Banamex, resuelto por un soplón

Entrevista con el entonces procurador general de Justicia del Estado de México, Abel Villicaña Estrada sobre algunos de los temas más importantes del momento: caso Salinas, Caso Zavala, Caso Banamex y las investigaciones de San Salvador Atenco

En mangas de camisa, Abel Villicaña Estrada, procurador general de Justicia del Estado de México, recibió a MILENIO Estado de México en su oficina del sexto piso del edificio de Morelos 1300. Al advertir la presencia del fotógrafo, se enfunda su saco azul, y tras un breve preámbulo en el que comentó que “aquí uno se desayuna con un homicidio, come con una violación y cena con un secuestro” da oportunidad de conocer cómo recibió la institución, detalles de los casos más difíciles que ha llevado en poco más de un año y cómo los han resuelto.

Lleva un año y casi dos meses al frente de la Procuraduría ¿cómo la encontró y cuáles han sido los logros o lo que se ha logrado en este primer año?

Encontramos al personal bastante desmotivado, indiferente, alicaído. Y nuestra primer tarea ha sido, precisamente la de tratar de estimularlos, de llamarlos a un mejor servicio y las quejas continuas de falta de atención, de tardanza en el despacho, en la atención a la gente, hemos ido disminuyendo gracias a algunas medidas que hemos tomado. Un poco el incremento salarial, un poco también revisiones, y ahora que contamos ya con la visitaduría sentimos que hay todavía mejores perspectivas de mejoría en el servicio.

Anuncios

Por otra parte, hemos recibido apoyo decidido de parte del gobernador del estado, Enrique Peña Nieto, sobre todo en el aspecto presupuestal, él propuso una iniciativa que incrementa sustancialmente el presupuesto de la Procuraduría, también la Legislatura conoció de nuestras carencias y decidió un apoyo extraordinario y estamos en la etapa de aprobación de la forma de aplicación de ese presupuesto ampliado y que seguramente nos va a ayudar a la creación de nuevas plazas como consecuencia de la ampliación en el servicio de algunos lugares con uno o dos turnos más de como está funcionando actualmente y la creación de algunas Agencias del Ministerio Público, que nos han estado solicitando las autoridades municipales y la población en general.

Por otro lado hemos logrado comprar 11 nuevas ambulancias; hemos comprado 316 armas nuevas para el personal de la policía; estamos en el proceso de la adquisición de nuevos vehículos, también para el personal de la policía y ministerios públicos; también adquirimos durante el año 400 computadoras y están en proceso de compra cerca de 850 computadoras, con eso creo que podemos tener cubierto el estado, todo el personal con su computadora y eso nos ha permitido pensar en algunos planes de modernización de la Procuraduría y, en ese renglón, estamos trabajando en un proyecto para la sistematización de la averiguación previa, ¿qué quiere decir esto?, que como ya contamos con el equipo de computadoras suficiente para cada Agencia del Ministerio Público, eso nos permite enlazarlas y, a su vez tener un registro en la computadora de todos los Ministerios Públicos, y de las Subprocuradurías, y de las Agencias del Ministerio Público adscritas, y de los dictámenes periciales, eso nos permitiría que no se extravíen ya las averiguaciones, o que se deformen, o que se sustraigan, porque quedan grabados en un disco magnético y en cualquier momento nosotros podemos recogerlas, y eso a su vez va a permitirnos también extraer de ahí información para estudios científicos y académicos, y cuántos delitos se cometen en el estado, en qué lugar específicamente, quiénes, de qué edad, sujeto activo, sujeto pasivo, medio rural, de la ciudad, nos va a dar un panorama completo del delito en el Estado de México.

Más preciso

Más preciso y más claro: ahora tenemos que andar recogiendo datos de las averiguaciones, “una de aquí otra de allá”, pero con el equipo de cómputo ya se permitirá, entonces, extraer toda esa información para poder analizarla y tener un concepto más claro de lo que es la delincuencia en el Estado de México.

Habló de la desmotivación, ¿qué generaba esa falta de motivación?

Desaliento, falta de motivación, indiferencia, “espérese”, “aguántese”, “vaya y tráigame los datos y yo aquí los escribo”, no salían a revisar e inspeccionar con detenimiento : “tráigame en una hojita ahí apuntado lo que encontró y ya”, entonces todo eso es motivo de esa condición, de inconformidad pasiva que se refleja en el trabajo.

Yo recuerdo que cuando usted llegó se reunió con todos los integrantes de la Procuraduría en sus respectivas áreas y momentos, ¿qué encontró al llegar a esta oficina?

Mire, había un grado de hermetismo, misterio, “este señor ¿qué viene a hacer aquí?”, y sobre todo cuando vienen las preguntas directas “¿hay corrupción o no entre ustedes?”, “¿qué sienten?”, “¿cuáles son las prácticas”, “las sabemos pero vamos a hacer esto”. Silencio, casi nadie… ahí por allá, de repente, alguien empezó a aplaudir y alguien más le siguió y esa fue su respuesta, es decir una (…) y no queremos denunciar públicamente a las personas que nos están extorsionando.

Encontramos al personal bastante desmotivado, indiferente, alicaído. Y nuestra primer tarea ha sido, precisamente la de tratar de estimularlos, de llamarlos a un mejor servicio

Abel Villicaña Estrada

Ha habido un poco más de acercamiento, hemos visitado las diferentes agencias y las subprocuradurías, en la mayor parte de ellas ya hemos estado, hemos platicado, hemos visitado desde las galeras hasta las mesas de averiguación previa, el edificio de servicios periciales, en fin hemos tenido un contacto más cercano con el personal y los sentimos ahora un poco más cálido, más deseoso de laborar y creo que vamos a reunirnos con todos nuevamente cuando ya tengamos las cifras definitivas de la aplicación del presupuesto, entonces otra vez vamos a hablar con ellos y decirles : “miren ustedes, para que vean el esfuerzo que el Ejecutivo del estado está haciendo para mejorar los niveles de la Procuraduría y ya son importantes”

A mediados del año pasado, a base de estar insistiendo, el gobernador autorizó un 5 por ciento de aumento general para los mandos medios hacia abajo de la Procuraduría, ahora vamos a conseguir quizás, seguramente 20 o 25 por ciento aún no estamos seguros de en qué va a quedar, probablemente sea 18 o 15, algo así, pero ya si no resuelve la situación económica, pero es una señal ya más clara de que al Ejecutivo del estado le interesa la Procuraduría, está dispuesto a apoyarla y a buscar la mejoría de su situación económica, tanto del personal como de la Procuraduría en general.

Anuncios

Señor, me causa un poco de curiosidad, ¿cómo le informan a usted o cómo le preguntan si quiere ser procurador, quién le llama?

Pues el Ejecutivo. El titular del Ejecutivo del estado. Como usted sabe yo estaba como magistrado del Tribunal Superior de Justicia, haciendo mi tarea en la Primera Sala Penal, y de ahí el Ejecutivo me mandó llamar y me hizo una invitación directa.

¿Y la pensó?

Pedí tiempo para pensarlo, porque es un rato muy grande y yo no soy un chamaco para andar aventurando ¿no?… Me convenció, es hábil, sabe usar sus medios de convencimiento y está bien, primero le pedí un tiempo para pensarlo:

“-¿Cuántos días?
-Pues 15 días”

A los 10 días casualmente lo encontré y me dijo:

“-La cuenta regresiva va llegando a su límite
-Ya, ya, ya, párele ahí”.

Y bueno, después de ahí viene todo “El Calvario”, ir a la Legislatura, hablar con los diputados, los cuestionamientos y bueno, la tarea aquí que es una tarea ruda ¿no?

Pedí tiempo para pensarlo, porque es un rato muy grande y yo no soy un chamaco para andar aventurando ¿no?… Me convenció, es hábil, sabe usar sus medios de convencimiento y está bien

Abel Villicaña Estrada

Además le tocó un año pesado ¿no?, le dejaron pendiente el caso Montiel, el caso Salinas, y luego…

El caso Zavala, Banamex.

El caso Zavala, el caso Banamex, y luego, a unos meses de su llegada viene lo de Atenco, que también le tocó…

Sí, sí, me tocó lidiar, pero así es esto ¡eh! Esta institución es de “entrarle al toro” a cada rato, en cada momento, aquí es la lucha directa contra la delincuencia, el golpeteo directo, se da y se recibe, nos pegan y les pegamos también, dando la pelea ¿no?

Uno se siente raro de estar después en el lugar donde ya se ven las últimas decisiones y que nada más hay que consultar la doctrina y la jurisprudencia y estar viendo allá las corrientes del enfrentamiento y acomodar la resolución, se alimenta uno de lectura: declaró y se careó y el peritaje y esto y lo otro, pero aquí es en vivo y en directo, los trancazos ahorita, qué cosa tiene que hacer el policía ahorita que está, tiene la noticia de que acaba de pasar esto, hace unos 15 días avisaron de que se trataba de un soldado.

”Un señor vino y acuchilló a dos muchachos aquí y se fue a meter al campo militar número uno”, me decía el policía:

-Y usted ¿dónde está?
-No pues vengo en la carretera.
-No pues regrésese, regrésese al campo militar número uno y ahí póngase de “plantón” hasta que le entreguen al detenido.

Anuncios

O sea, se tiene que hacer hasta de policía, y estar dirigiendo, entonces es otra cosa muy diferente.
Pero además interesante, interesante. Hay la satisfacción de poder aclarar algunos casos importantes y decir bueno pues “esto se debió a que la Procuraduría hizo su labor, su tarea y nosotros estuvimos por ahí al frente de las investigaciones”.

Me llamó la atención cuando detuvieron a los dos participantes principales en el caso Zavala: “ya los tenemos aquí abajo” y dije “pues voy para allá” y me bajé a la sala de detenidos y conversé con ellos, separadamente por que uno fue un día y otro fue al otro. “¿Qué fue lo que pasó?” y con toda tranquilidad me narró: “sí, yo lo mandé matar porque era un hijo de su ma… y en éstas y éstas condiciones me hizo esto, me hizo lo otro, y yo lo mandé matar”. A la media hora me dicen “ya dice que no es cierto, que él no lo hizo”.

Y después al otro día al estar con el autor material, “El Combo”, la misma historia:

“-A ver usted es…
-Sí yo soy
-A ver, ¿qué fue lo que pasó?
-Sí a mi me pagaron y me dijo ‘esta es la camioneta’, lo ví venir, le puse la pistola en el parabrisas, le dije ‘a ver, bájate hijo de tu ma… espérese tantito, nos subimos, otro compañero y yo, nos subimos lo pasamos atrás y ahí en el asiento ‘pas’ le solté y ya”
Y después: “no es cierto, me torturaron, me golpearon, me hicieron” si a mí me lo dijo espontáneamente ¿no?

Anuncios

Entonces, uno dice por eso estoy tranquilo de que lo que está haciendo la institución, lo que está haciendo el procurador está bien hecho y está transparente, tenemos la seguridad de que a esos que consignamos sí tienen la responsabilidad que se les atribuye porque me lo dijeron a mí personalmente, entonces son cuestiones que importan mucho y que dan una gran satisfacción.

Y por ejemplo, la contraparte, cuando hay la sospecha pero no se le puede comprobar y tienen que “soltarlo” a final de cuentas…

Ese es el lado decepcionante de esta tarea ¿no?, que tiene uno la impresión que son realmente los responsables y sin ninguna evidencia y se van ya, y la frustración de “no pudimos, no pudimos”, buscaremos otra oportunidad o que pase un poco de tiempo y a ver si podemos conseguir un (…) y obviamente el ofendido dice “¿por qué lo sueltan? ¿Por qué lo deja?” Pues sí pero están los términos y están los plazos y condiciones para poder presentarlo y consignarlo, pero el ofendido no quiere entenderlo, eso no lo acepta “algo raro está pasando aquí, qué casualidad ya lo soltaron” nos ponen en entredicho, pero estamos ejercitados para entender esas cosas. Se tiene que ser cordial y atento con esas personas ¿no?

De estos casos que sobresalieron del resto, sobre todo en la opinión pública y en el ámbito político ¿cuál ha sido el más difícil de este año para usted como procurador?

De los tres que yo puedo decir que son los más importantes: el caso Banamex creo que reviste de alguna importancia por la forma de hacer todo el desarrollo del robo, se ven aquí participantes muy conocedores, muy profesionales, se ve gente verdaderamente especializada en la materia.

¿Cómo fueron a descubrir que la bóveda del banco colindaba con la cisterna de la casa vecina? ¿Cómo dieron exactamente con el lugar donde debían perforar? Y vaya que hicieron una cosa muy interesante: haga de cuenta (explica con las manos) que se hace una escuadra las alacenas de las cajas y, aquí, usaron un gato hidráulico para mover éstas (continúa ejemplificando con las manos) para mover éstas, porque sabían que aquí había un espacio y que se podían taladrar y entonces las movieron a fuerza para meterse, es decir se abrió un espacio para que por ahí se “colaran”, conocían muy bien.

“¿Qué fue lo que pasó?” y con toda tranquilidad me narró: “sí, yo lo mandé matar porque era un hijo de su ma… y en éstas y éstas condiciones me hizo esto, me hizo lo otro, y yo lo mandé matar”. A la media hora me dicen “ya dice que no es cierto, que él no lo hizo”.

Abel Villicaña Estrada

Me decían “¿cuándo vamos a encontrarlos? ¿Cuándo?”, es “el robo del siglo”, nadie lo va a resolver. Pues ándele, “Ay caray”, no faltan circunstancias que favorecen al esclarecimiento del hecho. Un “informante” se le llama ahora muy científicamente al “soplón”, “informante” dicen, “aquí” y ¡zaz!

Lo más curioso es que el acusado nos dijo: “Sí, yo tengo, yo recibí 400 centenarios y un millón 500 mil dólares y he estado mandando los dólares a Colombia, en partidas que me han pedido, entonces, el resto, lo que quedó lo deposité en una caja de seguridad de Serfín”, entonces se piensa “este cuate se me hace que está fantaseando” ¿no?, “no puede ser”, pero la clave es si de veras están en banca Serfín, si no está el dinero, pues es una mentira, es una fantasía, ¿de qué fumaría?, y a empezar a hacer los trámites y la práctica del cateo y es otra entidad, no podemos ir nosotros con nuestros jueces, tenemos que ir con jueces del Distrito Federal, el auxilio de la Procuraduría General del DF y de ahí es trasladado.

Yo estaba tenso, cuando me avisaron. “ya estamos en el banco, ya estamos en Serfín, ya está aquí el cerrajero, al rato el cerrajero no pudo abrir las cajas, vamos a buscar uno más especializado”, y yo estaba con el pendiente de decir “qué tal si abren y no hay nada” y ya al final: “oiga, ya encontramos el cerrajero especialista y abrió las cajas y ahí están los centenarios y el dinero”

Descansó su alma

Descansé. “Ahora sí, ahora sí ya estás del otro lado”. Y después de eso vino el electricista que dijo: “No pues a mi me contrataron para bajar la luz de los cables de la calle hasta meterlo a la cisterna y me dijeron que pusiera un foco aquí” y el de enfrente, el que vende las pizzas, que dijo: “no pues este señor yo lo conozco vino con esta señora con la camioneta de reversa -¿este señor?”Ah, entonces no es solamente el que recibió en depósito los bienes, sino que participó también directamente en la consumación del delito, por eso los tuvimos arraigados 60 días, en los que obtuvimos todas esto, y todavía nos falta mucho, tenemos que llegar…

Anuncios

¿A los colombianos?

A los colombianos, afortunadamente la institución ofendida aquí ha estado colaborando, tienen gente “moviéndose” allá y buscando las vías diplomáticas y nosotros por Interpol, pero los vamos a “agarrar”, los vamos a “agarrar”.

Cosa de paciencia

Sí, cosa de paciencia. Paciencia y constancia, no “soltarlo”.

Hubo un caso que llamó mucho la atención, le tocó casi entrando, que fue el de Atenco, y que además se aproxima el primer aniversario, por allá andan diciendo que viene el subcomandante Marcos a visitar el estado, y cosas así: ¿Cómo van estas investigaciones?, la participación de los policías, ¿es posible, por la forma en la que se dieron los hechos, determinar responsabilidades?, si ocurrieron o no ocurrieron, ¿qué pasa en el caso Atenco?

Como usted bien sabe ahí hubo cinco vertientes de la averiguación previa: número uno, los policías que golpearon a los vecinos de Atenco; número dos los vecinos que golpean a los policías; número tres y cuatro, las dos personas que perdieron la vida, los jovencitos; y número cinco los abusos sexuales que se dice hicieron en contra de las mujeres que venían detenidas.

Por lo que se refiere en el primero de los casos, hemos consignado a quienes cometieron el delito de obstrucción de las vías de comunicación, ataques a las vías de comunicación, que están privados de su libertad y que, debo acotar, que fue una averiguación que tuvo que practicarse con mucha celeridad, 48 horas, lo aplicamos por razones de ser delincuencia organizada pero finalmente esa consignación dio origen a un auto de formal prisión y ese auto de formal prisión ha sido revisado dos o tres veces por la autoridad de amparo y los han confirmado, quiere decir: las actuaciones estuvieron bien hechas, quiere decir: trabajó bien la Procuraduría en eso, si no ya hubieran conseguido amparo y ya habrían puesto en libertad a estos hombres.

Número dos, los policías que golpearon a los particulares, ahí nos encontramos en la disyuntiva si fue un abuso de autoridad, si es lesiones nada más o si es el delito de tortura; vimos que este último se da cuando se hace uso de medios dolientes para arrancar confesión o para arrancar una declaración, que no fue el propósito; no hay aquí tortura, delito como tal, entonces tiene que ser el abuso de autoridad y por ese delito consignamos a los policías al juzgado penal de Tenango del Valle, lo hicimos así para que no hubiese…

Anuncios

Para que no se encontraran

Para que no se encontraran, de los otros dos las investigaciones siguen practicándose pero no hay colaboración de las personas cercanas al suceso, especialmente en el caso de un joven, ¿cómo se llama?

¿Alexis?

Alexis, el papa dice (levanta las manos sobre sus hombros en señal de duda) y el papá estuvo con él, iba con él, lo tuvo en sus brazos, lesionado, no quiere rendir ninguna declaración.

Hemos intentado por otros lados, que un testigo dice que lo vieron y cuando:
-a ver, venga el testigo
-No, yo no vi nada.

Y cosa similar pasa con el otro joven de apellido Cortés, también los papás están muy espantados: “como vivimos aquí en Atenco y no somos del grupo de Ignacio del Valle, entonces si vamos a declarar vamos a tener represalias, entonces pues tenemos que quedarnos callados”, entonces ¿cómo aclaramos el homicidio? Ese es todavía más complicado porque hubo bala en el paso de un conglomerado o se dice que una bomba de gas lacrimógeno, la verdad, del certificado de autopsia no se puede deducir cuál fue exactamente el proyectil, bien pudo haber sido una piedra, bien pudo haber sido un garrotazo, bien pudo ser cualquier otro instrumento ¿no? O bien pudo haber sido la bala, pero no encontramos bala adentro.

Anuncios

Por lo que usted me dice la autopsia refiere que es el golpe en la cabeza, nada más.

Nada más, la fractura en el cráneo, en el occipital, (se lleva la mano derecha a la nuca) nada más.

Las investigaciones periciales, ¿podrían determinar dónde estaba parado o cómo estaba parado a la hora de recibir el impacto?

Sí, dicen que iba caminando, que iba en la noche.

Entonces si la fractura es atrás, ¿quiere decir que el golpe vino de atrás, de los manifestantes, no de los policías?

También dicen que los policías venían ahí con ellos ¿no? No se sabe con exactitud porque nadie ha querido referir el entorno en el que se cometió el ilícito.

Tendrá que suceder, tendrá que aclararse con el tiempo, la gente ya después, “pasado el toro” empieza a decir “yo vi esto, esto y esto, así en estas condiciones”, esa es nuestra esperanza de que llegue un cambio y den ya sus declaraciones. La investigación está abierta, la podemos reanudar en cualquier momento.

¿Y no se dejarán presionar por este tipo de medidas, anuncios, de que viene el subcomandante Marcos, de que viene “equis”, “ye” o “zeta”?

En el caso nuestro ya hemos turnado, hemos consignado todas las averiguaciones, excepto los dos de los muertos.

Al de las mujeres, de los abusos sexuales, solamente una reconoció a un tal Demetrio, que fue el que abuso de ella, pero las demás no saben ni quién fue, no los identificaron. Nosotros pusimos a su disposición todo el álbum de los policías que estaban en ese momento:
-Aquí están reconozcan a los elementos.
-No, pues es que nos taparon la cara, y nosotros nada más veíamos las botas y no les vimos la cara.

Alexis, el papa dice (levanta las manos sobre sus hombros en señal de duda), y el papá estuvo con él, iba con él, lo tuvo en sus brazos, lesionado, no quiere rendir ninguna declaración.

Abel Villicaña Estrada

Otras dijeron en la Comisión Nacional de Derechos Humanos que sí habían visto y que los habían reconocido y todo, y cuando las citamos aquí no expresaron eso, y obviamente no podemos consignar con el dicho expresado ante la Comisión de Derechos Humanos, por muy respetable que es, y lo es, pero pues no tiene la validez de una actuación ministerial, que es lo que requiere nuestra ley procesal.

Bueno, ya tratamos el caso Atenco, que es la más cercana por lo del aniversario, ya hablamos del caso Tecamachalco; el caso Montiel, prácticamente ustedes lo han puesto a disposición de la PGR, el caso Zavala se trata de detener sólo a uno de los cómplices, pero ya están en ese proceso…

Un tal Adrían, sí, ya tenemos algunos datos ahí, algunas posibilidades para detenerlo.

¿Y en el caso Salinas? Otro de los difíciles que le dejaron

Estamos trabajando sobre una versión que aparece ya en las actuaciones anteriores y que fueron comunicadas por el abogado Mariano de Jesús Arciniega, que le fue comunicada a otras tres personas y así estamos citando para que ratifiquen esas declaraciones y, en su caso, de ser necesario, se practiquen los careos correspondientes, entonces ya hemos concentrado la averiguación aquí en Toluca, hemos designado un agente del Ministerio Público Especial, dedicado única y exclusivamente a ese caso, ya tienen programas de pruebas a desahogar y está enviando los citatorios correspondientes, hace unos meses, dos, se examinó a una persona que tiene relación con el difunto, una relación sentimental, rindió una amplia declaración, y esa averiguación continúa tramitándose, si tenemos paciencia y prudencia para llevarla adelante y para lograr el éxito final que sea el esclarecimiento.

Anuncios

¿Pero van por buen camino?

Pues sí, estamos trabajando y tenemos sentido de hacia dónde vamos.

O sea ya hay una línea más clara que las demás

Que no me va a decir cuál es

No (se ríe).

Aprovechando la visita quisiera que me hablar un poco de Abel Villicaña, sobre usted. Ya se sabe que está al frente de la Procuraduría, de su trayectoria en el Tribunal, como magistrado, creo que no se ha dado el tiempo, o los medios no lo hemos buscado, para conocer a este personaje que está al frente de la Procuraduría, sus aficiones, sus gustos, tampoco es cualquier personaje, tengo conocimiento de que hay, incluso, un libro escrito sobre su filosofía del derecho, en España, entonces me gustaría un poco más que me hablara, por decirlo así, Abel Villicaña por Abel Villicaña.

Gracias, mire, yo soy un hombre esencialmente sencillo, en todos sentidos, soy un jefe de familia que vela por la integridad de la familia, que se preocupa por sus hijos, por sus nietos, estoy atento a las cuestiones que hay alrededor de mi familia. Aprovecho las oportunidades para salir cuando se puede, y las pocas veces que se puede, viajar, estar con ellos, convivir, pasear.

Y pues mis aficiones son sencillas, soy un hombre que hace un poco de deporte, acorde con mi edad, siempre he hecho algo de deporte. Que le gusta la lectura, me gusta mucho el tema de la Historia de México, continuamente estoy leyendo de los orígenes de los pueblos que formaron este país, ahora, y bueno, sus aventuras a través de diversas guerras y revoluciones, sus pro hombres, Juárez me parece admirable, me parece un ejemplo a seguir, por su férrea voluntad por su apego a sus principios morales, jurídicos y el cumplimiento irrestricto de la ley.

De ahí en adelante, pues me gusta la música, la buena música, me gusta, como he dicho, la lectura, me gusta caminar, me gustaba porque ahora no me dejan, no me dejan (y muestra cierto dejo de tristeza en la voz y el semblante), siempre tengo que andar con una persona, que no puedo ir al restaurante solo, que no puedo sentarme con un amigo, pues eso ya me frustró mi propia inclinación de andar libre en la calle, de meterme a un café, de platicar con los amigos, de convivir con ellos, y… me gusta jugar dominó, no soy un gran experto pero cuando tengo tiempecito me voy a echar un juego con ellos, con mis amigos, un grupo de amigos con los que nos juntamos.

Tengo buenos amigos, no muchos, no muchos, no soy de muchos amigos, soy de pocos, pero que nos llevamos muy bien y nos queremos como amigos y nos tenemos mucha confianza y nos comentamos nuestras cuestiones muy personales, a veces, siempre tener un buen amigo es muy importante.

Ese es su servidor.

Habla usted de cuatro aficiones en general, pero tres especiales, vamos una por una: el deporte, ¿Cuál es su deporte favorito?

Para verlo, el futbol y, bueno, en su tiempo lo practicamos, de jóvenes también, un poco de tenis, he practicado natación, también, básicamente esos deportes, ahora tengo que hacer deportes domésticos, en casa: la caminadora y las mancuernas y eso, es regla infalible, diariamente, aunque sea un poquito, pero se hace.

De futbol, ¿su equipo?

(Extiende las manos mostrando las palmas y hace la cabeza hacia atrás mientras esboza una sonrisa) Al Toluca lo llevo en el corazón, y en los sufrimientos y en los triunfos, ahí estuvimos en la final Toluca-Guadalajara y vimos con tristeza que perdimos la final. No voy muy seguido pero a los importantes ahí estoy.

Apoyando al equipo

Claro, y echando gritos y porras, y todo.

Sobre la lectura, obviamente le gusta leer sobre la Historia de México, pero ¿su autor favorito?

Me gusta Carlos Fuentes, me gusta… (voltea su silla giratoria para observar los títulos guardados en el estante a su espalda y vuelve al escritorio), los clásicos, García Márquez, el otro peruano, ¿cómo se llama?

Anuncios

Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa, básicamente esos, en el aspecto de la lectura; y bueno, los historiadores mexicanos, este que escribió “La Verdadera Historia de la Conquista”.

Bernal Díaz del Castillo

Bernal Díaz del Castillo, desde ahí, en adelante los historiadores, distintos historiadores del país, y que han escrito varias cosas también, eso es básicamente los que he leído, lo que me gusta, me deleita la lectura, y por supuesto, pues los temas jurídicos, especialmente de la materia penal ha sido siempre mi vocación.

¿Son las dos etapas que más le gustan de México, es decir, la reforma y el periodo prehispánico?

Me gusta la reforma, me encanta, porque ahí sí hubo una transformación radical en el pensamiento, los liberales hicieron una tarea fundamental en el desarrollo del país, un cambio de giro, de un México pasivo, tranquilo, entregado, a uno moderno, con ideas claras y libertarias, quitarse los sojuzgamientos de la mente, no tanto de la materia y de lo personal.

Su tercera afición: la música, dice usted, “la buena música”, ¿cuál es la buena música para usted?

Me gusta pues la música clásica: Beethoven, algunas obras en especial, me gusta mucho Carmina Burana, es una obra preciosa, aunque dicen que es un canto al demonio eso ¿verdad? (ríe), música de ese tipo es la que me gusta. Claro, alguna moderna también, pero no tan escandalosa, de esas actuales que usan ruidos, y gritos, y chillidos y todo eso. Mi nieto gusta de escuchar esa música, pero yo no la comparto así que “ándele, póngase sus audífonos”, me causa zozobra.

Si pudiera quedarse con un solo libro, ¿con cuál se quedaría?

¿Un solo libro?: La Biblia (responde sin chistar).

¿Y una sola canción?

¿Una sola canción? (se toma un tiempo para repasar mentalmente la lista y pregunta) ¿popular?

La que quiera

México Lindo y Querido

Un momento en su vida, así que diga este me marcó para siempre

El que le estaba diciendo, la referencia ésta, la llamada. Yo me he considerado hombre de retos, pero no de ese tamaño, y a estas alturas del partido, pues tampoco ¿no? Ya le entré y pues ni modo.
Momento importante por una razón: yo tengo o tenía el nombramiento de magistrado que vence hasta 2010, tranquilamente cuatro años más de mi vida y me retiro, y para entrar a la Procuraduría, requisito indispensable: renuncia al cargo de magistrado, no se puede de que me voy y regreso, no, y eso fue un momento muy importante en mi vida “me voy o no me voy”, “o me sigo aquí, tranquilo, como estoy ahorita, por cuatro años más, o me voy al frente de batalla”, y bueno pues…

Por eso me califico de loco, para qué ando haciendo este tipo de decisiones

Abel Villicaña Estrada

Prefirió el frente

Por eso me califico de loco: ¿para qué ando haciendo este tipo de decisiones? Otros me la suavizan un poco, me dicen “es que a ti siempre te han gustado los retos y por eso tomaste este reto”, bueno, sí, sí, sí, los retos se toman en su tiempo y en su momento: ¿Sí le entra usted? Le entro pues.

¿Cuál fue la parte determinante que le hizo decir sí lo tomo?

Yo soy un hombre que quiere mucho al Estado de México, me he cultivado en el Estado de México, la universidad del estado me abrió sus puertas, me dio la oportunidad de formarme profesionalmente, el gobierno me ha permitido conocer íntegramente el Estado de México, he tenido oportunidad de estar en los lugares más apartados sirviendo a mi estado, y yo vi en esta invitación una oportunidad de dar “el resto”, como dicen los jugadores de pokar, “el resto”, lo que me queda, yo no sé cuanto me queda, pero quisiera que tuviera yo la gran satisfacción de decir “hasta el último momento mostré mi gratitud con el estado que me dio oportunidad de formarme sirviéndole en esta trinchera, difícil, pero sirviéndole”.

Dentro de sus respuestas, lo detecto un hombre creyente en Dios, si Dios le hablara hoy y le dijera “te voy a dar la oportunidad de corregir algo de tu pasado”, ¿qué elegiría?

(Se recuesta sobre su silla, cavila, dice para sí “corregir algo de mi pasado”, continúa meditando y brinca al hallar las palabras) Nada corregiría yo.

¿Por qué?

Porque soy un hombre de bien, y no le he hecho daño a nadie, esa es mi convicción.

No sé si deseé agregar algo

Nada, muchas gracias.

Abel Villicaña se enjuga algunas lagrimas que le brotaron tras el cuestionario, se limpia las manos, cordialmente se despide y bromea de nuevo, “ya me hiciste llorar”.

Puntuación: 5 de 5.

Únete a 1,385 seguidores más

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: